Warning: A non-numeric value encountered in /homepages/20/d670777628/htdocs/DESPIERTACOMERCIO/wp-content/themes/Divi/functions.php on line 5760

“Estoy de los gurús hasta las narices…”

A pesar de su apariencia ruda, Alfonso era un carnicero con muchas inquietudes. Siempre tenía una visión a corto plazo, en el día a día, pero a la vez se preguntaba qué estrategias podía ir poniendo en marcha para que su negocio creciera y estaba abierto a hacer cosas nuevas.

Al oír su afirmación, aunque intuía por donde iba, le pedí que me explicara por qué lo decía.

Evidentemente, cuando a un español mosqueado le pinchas un poco, es capaz de cantar por soleares a tres voces y despacharse a gusto.

Lo entendí perfectamente. Venía de una charla sobre optimización de recursos y planificación y solo le habían hablado de soluciones que habían adoptado algunas grandes empresas. Esa sensación la había vivido yo en mis propias carnes en otra etapa de mi vida.

 

Aquellos gurús solían exponer tremendos listados de factores a tener en cuenta en líneas generales para cada cosa, hablaban de teorías de planificación estratégicas a medio y largo plazo, tendencias de consumo según el panorama actual y el venidero. Hablaban de factores de riesgo, filosofía de la empresa, estrategias de expansión nacional e internacionalización, etc.

 

En ocasiones se hacía referencia a la actitud, a la mentalidad de éxito y la motivación, y es en esos apartados cuando solían poner a bailar a todo el mundo. Y uno salía de aquellas charlas, que muchas veces tenían su correspondiente coste, bastante impresionado, con mucha energía y altas dosis de motivación. Al llegar a casa tenías dando vueltas en la cabeza bastantes conceptos interesantes, algunos novedosos, pero la mayoría, si no todos, muy difícilmente trasladables al caso particular de cada pequeño negocio, de esos que están a pie de calle y al entrar te saluda y te atiende Antonio o Fina.

Lo que nunca había era una conexión real, un camino claro para aplicar algo de todo aquello a cada caso particular. A mí, como a Alfonso, me faltaba el nexo de unión entre las soluciones que habían aplicado todas esas grandes empresas, con lo que se vive en el día a día cuando se levanta una persiana.

Sí, desanima. Porque cuando uno decide que ha llegado la hora de ponerse las pilas y siente la inquietud de impulsar su negocio, espera encontrar por algún lado soluciones concretas que pueda poner en marcha cuanto antes. Cosas con nombre y apellidos, adaptadas al tipo de negocio que uno tiene y con las circunstancias concretas que a cada uno le rodean.

Lo que me planteé al iniciar este libro era ante todo poner un amplio abanico de ideas e iniciativas a disposición de los comerciantes, para que cada uno cogiera aquella que le pudiera dar mejor resultado y se lanzara a ponerla en marcha. Sin más.

Por otro lado, lo que se pretende también es ofrecer las herramientas necesarias para que cada comerciante pueda ser su propio consultor de marketing y ventas, y pueda ejercer esa función por él mismo. A fin de cuentas, nadie como él va a conocer mejor su negocio.

Podemos quejarnos de que todo está mal, ir a mil conferencias o leer cientos de libros, pero llega un momento en que hay que actuar. Hay una frase que dice: “A la parálisis por el análisis”. Supongo que se entiende lo que quiere decir.

Pues si sientes que es la hora de actuar, este libro será un buen manual para que sepas qué acciones poner en marcha y como llevarlas a cabo, ya que se ofrecen muchas veces adaptadas a tipos de comercio concretos.

Esto es exactamente lo que es este libro, un manual para actuar. Vamos allá…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies